Take Action

Join the movement of young people working to protect our health and lives

Our Campaigns

Get involved in our campaigns and help ensure young people's health and rights.

arrow-grid

Donate now

Support youth activists working for reproductive and sexual health and rights.

arrow-grid

Sign up

Get text and email updates

arrow-grid

Fundamentos detrás del currículo

Mientras que muchos materiales de educación sexual han abordado las necesidades de los adolescentes, Advocates for Youth descubrió que esa educación debe comenzar a una edad mucho más temprana. El aprendizaje sobre la buena comunicación, la seguridad en las relaciones, el crecimiento y desarrollo establecen las bases sobre las que apoyar relaciones y comportamientos saludables a través de la vida de una persona. Por ende, este currículo para K-12 es una recolección de planes de clase en un amplio rango de temas que incluyen: comprensión de sí mismos, familia, crecimiento y desarrollo, amistad, sexualidad, habilidades de vida y promoción de la salud.

Valores y supuestos

En lugar de buscar ser “libres de valores”, “Derechos, Respeto, Responsabilidad.” adopta conscientemente un conjunto de valores ampliamente aceptados en nuestra sociedad. Es importante que los maestros y educadores de la salud estén al tanto del punto de vista de este currículo, para poder comunicar los valores subyacentes, no solo a los alumnos, sino también a los padres, administradores, consejeros y enfermeros de escuela, y profesionales al servicio de los jóvenes.
Los siguientes valores deben ser remarcados de forma implícita y, cuando sea posible, explícita:

  • Los padres o cuidadores son los principales educadores sexuales de sus hijos. Los distritos escolares y las organizaciones de la comunidad deben funcionar como socios de los padres o cuidadores en la educación sexual. Juntas, estas instituciones tienen la responsabilidad de proporcionar a los jóvenes educación sexual honesta y adecuada a la edad.
  • La sexualidad es una parte natural y saludable de ser humanos.
  • En toda etapa de su desarrollo, los niños tienen derecho a acceder a información adecuada a la edad sobre salud, sexualidad y relaciones.
  • Todas las personas tienen dignidad y valor, y merecen respeto. La diversidad de género, identidad, raza, religión, cultura y orientación sexual debe celebrarse.
  • No se debe utilizar presión psicológica, miedo o fuerza física para forzar a otros a hacer algo sin su consentimiento.
  • Las personas son responsables de sus comportamientos y las consecuencias de los mismos.
  • Los niños y hombres cisgénero suelen ser demonizados o simplemente ignorados cuando se habla de educación sexual. Pero ellos no son los malos. De hecho, nadie lo es. Normalizar el derecho y la capacidad de todos para tomar decisiones positivas sobre su sexualidad, relaciones sexuales, sin importar lo que hagan sus compañeros y sin importar el género de sus parejas, puede enviar un mensaje muy poderoso a los alumnos.
  • La comunicación abierta es una parte importante de las relaciones saludables.
  • Es positivo para los jóvenes poder hablar abiertamente y cómodamente sobre los temas de sexualidad con sus padres o cuidadores, compañeros, adultos de confianza y, en el futuro, parejas románticas.
  • Es positivo para los jóvenes poder hablar abiertamente y cómodamente sobre los temas de sexualidad con sus padres o cuidadores, compañeros, adultos de confianza y, en el futuro, parejas románticas.
  • Las relaciones nunca pueden ser coercitivas o explotadoras, sino que deben basarse en el respeto mutuo.
  • Es normal sentir sentimientos sexuales; sin embargo, no siempre debe actuarse en base a estos sentimientos.
  • Los jóvenes tienen la responsabilidad de prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual absteniéndose de comportamientos riesgosos o utilizando contracepción efectiva o condones.

Will Power/Wont Power. A Sexuality Program for Girls Ages 12-14 [Poder para decir que sí y que no. Programa de Educación Sexual para niñas de edades 12 a 14], Nueva York, NY: Girls’ Inc., 1988. Página reimpresa en parte con permiso.